Con este blog quiero completar la obra que inicié con "Contemplando el claro azul", que continuó con "Me acordé de ti" y "Recordé cuánto te gusta". Quiero con él comenzar el 2014 esperando que sea fructífero y que podáis disfrutar conmigo estos versos.

martes, 15 de mayo de 2018

25º. PREMIO PROVINCIAL DE POESÍA "PAQUI ROJAS" 2018.




El pasado sábado 12 de mayo tuve el honor de recibir el Premio Provincial de Poesía "Paqui Rojas" en su octava edición, otorgado por la Asociación Manantial. Reitero desde aquí mi satisfacción y agradecimiento y adjunto el enlace a la página de la asociación en la que puede leerse el poema galardonado "Lágrimas de mar. Palabras en cada gota". Reseñar que la temática del concurso era el artículo 1 de la Carta Universal de los Derechos Humanos, por lo que he intentado reflejar un "ayer" frente al dolor y un "hoy" en el que se inicia el camino de la esperanza en que algún día la realidad nos muestre que dicha declaración se está cumpliendo.

sábado, 24 de febrero de 2018

24º. Cautiv@s.

"Liberando cautivos" de Richard Caldwell
https://lumbrera.me/tag/cautivos/


Oscuridad.
Viaje a ninguna parte
por las entrañas de la tierra
que clausuró todos los caminos
de una caverna sin luz.
Paredes frías; roca húmeda;
suelo inundado de agua y de sal.

Realidad.
Puzle de piedras
que componen la cúpula
de una cárcel natural.
Fría angustia; húmeda impotencia;
a los pies, losas de granito
que pinchan con sus cristales
la marchita piel.

Destino.
Entre las piezas del techo
se abre una grieta
que deja pasar un fino rayo;
apenas consigue iluminar:
fría ilusión; húmedos y ahogados deseos
que anhelan ver el cielo
y agotar la respiración.

Mañana.
Buscando la paja
que en el ojo de la luz
pueda agrandar el hueco
hasta convertirlo
en la puerta de salida;
o en la entrada al fin del cautiverio.
Fríos y torpes pasos hacia la libertad.
Impulsos latentes de la húmeda garganta
que se enfrenta al desafío de gritar.

Decisión.
Ascenso interminable
 para salir de la oscuridad.
Fuerza que imagina otra realidad.
Empuje que dibuja un destino.
Futuro que empieza en el mañana,
en el momento inesperado
 de una difícil decisión.


jueves, 21 de septiembre de 2017

23º. 14-S






Aunque es posible que no todo sea multicolor,
hay que celebrar que hoy,
en lo que hay ante nuestros ojos,
se puede encontrar algo de pureza
y mucho de ilusión.

A pesar de que quizás
no todos estén aquí con la misma intención,
me cuesta trabajo tragar por la garganta la emoción.

Aunque millones de palabras
 no siempre consiguen la unión,
hoy, aquí, nadie puede negar 
que un sentimiento se ha puesto en común.

A pesar de que es incierto el resultado
y asfixiante la remota idea de una nueva desilusión,
nadie puede negar,
pese a los intentos de ocultarlo,
que hoy, aquí, todo un pueblo puso su corazón.

domingo, 7 de mayo de 2017

22º. Las ramas del cante.







 Atril
para la historia de éxodos y de pueblos 
del sur y de oriente,
que fundieron en su ser 
las esencias de lo que encontraron aquí,
de lo que crearon por siglos
para empujar a este árbol 
a crecer y a vivir.

Escenario
para la esperanza
en las manos y en las voces
de una grata juventud,
mientras un discípulo aventajado
abre el ágora del silo
remarcando con sus dedos
compases para el quejío.

Tarima para la nostalgia
con sonidos de la infancia,
recuerdos para mi padre
y su pasión por Marchena,
por la Niña y por Morente.

Balanceo de cipreses
que con su baile palmean
las rejas de los ventanales
al ritmo, de las estrofas que nacen,
del altar, que hoy se ha compuesto,
para la oración de un arte.

Desde Triana a Utrera,
desde Málaga hasta Huelva
se alzan las voces del cante;
desde Alosno hasta Linares
viajan las gargantas de mi tierra;
desde la honda toná
a entristecidas playeras,
de los cantes de las minas
a exultantes alegrías,
fandangos o malagueñas:
seis cuerdas para seis ayes
en la música de mi tierra
que es de la humanidad
por ser el alma de Andalucía.

Ramas y tronco del árbol
que hoy iluminan la noche
como focos de un patrimonio
de todos
que nunca será de nadie.




sábado, 21 de enero de 2017

21º. Construyendo el paisaje.


En pie.
Junto al ancho cauce.
Mirando la cumbre.
Un plan.

Andando.
Junto a la orilla.
Subiendo en el valle.
Un camino.

Sentado.
Junto al hilo de agua
que de la piedra nace.
Una esperanza.

Tumbado.
Con los ojos cerrados.
Sintiendo la tierra
y el límpido aire.
Una vida.

De pie.
Mirando hacia el cielo.
Trazando el camino
que recorre un sueño 
inalcanzable.
Una tarea.

Escalando.
Con el cuerpo encajado
entre las grietas.
Un anclaje.

Enganchado.
Agarrado al cordón
que se desliza
 por la afilada sierra.
Una cadena.

Empujado.
Agitado por la corriente 
del viento enojado.
El desconcierto.

Esfuerzo.
Coraje.
Descanso.

Acostado.
Adherido a un estrecho saliente
del muro desgastado.
Otro descanso.
Contemplando la cima.
Un punto lejano.

Escuchando.
El ruidoso trueno
de una inmensa cascada
que hiere en el fondo,
porque al caer socava.
Una herida.

Esfuerzo.
Coraje.
Descanso.

Subiendo.
Clavijas de acero.
Gravedad de cuerdas lanzadas.
Flechas que señalan
el Pico del Alma.
La llegada.

Distinta mirada en la base.
Distinta en la subida.
Distinta en el fin de la etapa.
Dibujando la calma.
Construyendo el paisaje.







martes, 6 de diciembre de 2016

20º. FOTOCALIGRAMA "MI TIERRA": HOSPITAL DE LOS MARQUESES.

José María Molina Alba.

19º. Lo escrito a los 25, sigue siendo a los 30.





¡¡¡Felicidades!!!!

18º. Vigilia que llama al sueño.




"Relajarse" de Cassio Toledo.

Vigilia conectada con el cuerpo.
Flujo de una mecha
 que se enciende
 en dirección a mi cabeza.
Aire para el relax
que me invade con nocturnidad;
mientras, vuelan las ideas
 que quiero abandonar.
Voluntaria tranquilidad
de una mente que se activa,
de un organismo en vela,
de un recortado descanso
que respira aunque cuesta;
que explora para decirle...
que vuelva.





17º. Líneas del tiempo que siempre llegan al presente.

                                         Puerta de Sevilla. Córdoba.                                          Alameda, Sevilla.

El suelo dibuja sobre las plantas de mis pies
los mapas de la historia.
La humedad de su superficie
 desliza sobre mi piel
la  paz mojada de una antigua ficción.
La estrecha anchura de sus calles 
anuncian la sólida experiencia de sus muros.
La suave luz del sol oculto,
construye en mi retina las líneas del tiempo,
que diseñadas en zigzag
 sobre la cariñosa brisa del pasado,
siempre llegan al presente.
Húmeda estrechez de un relieve 
que ensancha mis pulmones y mi mente.

martes, 29 de noviembre de 2016

16º. Secuencias en primer plano.


Un paso en el primer año de vida;
un beso y un abrazo en el tercer aniversario;
una mochila esperando a la salida de la infancia;
un escenario de danza para las fiestas;
una pesada carga de papel sobre la espalda y la cabeza; 
mil lágrimas inciertas bajo una banda roja y un diploma;
y sin más, otro paso sobre la cuerda del equilibrista.
...
Un paso sobre el primer año de una nueva vida;
un difícil abrazo sin beso y sin aniversario;
una maleta profesional a la entrada de otra puerta;
una habitación para el canto en su propia fiesta diaria;
una difícil carga de amor sobre el pecho;
mil palabras inciertas sobre la piel;
y sin más, otro paso de equilibrio sobre la cuerda del ayer;
sobre el más firme suelo de hoy;
sobre la línea discontinua del mañana en el centro de la calzada;
sobre el universo que fluye entre nosotros;
y sin más, frío juvenil, calor filial.